i eres de los que todas las noches deben lustrar los zapatos para el día siguiente, sin dudas te serán de utilidad los siguientes consejos:

  • Lo primero que debes hacer con un par de zapatos nuevos es impermeabilizarlos, esto permitirá protegerlos de la intemperie y las manchas. Para ello, puedes utilizar los productos que se venden para tal fin, y si quieres economizar un poco, utiliza grasa de caballo, la frotas un poco con un paño o esponja y la dejas secar por unas horas.
  • No seques tus botas o zapatos directamente al sol, ni cerca de alguna fuente de calor como el calefactor o el horno, ya que se pueden endurecer o romper. Lo mejor es dejarlos secar al aire libre y colocarles papel de diario dentro para que absorban la humedad.
  • Si usas los zapatos a diario y durante muchas horas, nada mejor que hacerlo con plantillas (especificas para tu pie). Mejor si tienes dos pares, así las podrás quitar regularmente y dejarlas descansar para mantener su frescura y forma.
  • Límpialos regularmente, por lo menos una vez por semana. Pero cada vez que te los saques, frótalos con un cepillo suave o un trapo. Luego de limpiarlos, necesitas nutrirlos con los productos específicos para tu calzado, ayudarán a proteger la piel y aportan brillo.
  • Utiliza un calzador para ponerte el zapato, así evitarás deformaciones en el mismo.
  • Si el calzado es de color, no uses ningún producto sin probarlo antes en algún lugar no visible del mismo.
  • Si tus zapatos destiñen, aplica barniz incoloro en el interior y espera que estén perfectamente secos para volver a utilizarlos.

Aplicando estas técnicas frecuentemente tus zapatos tendrán vida por muchos años.